el cajon Mágico

el cajon Mágico

Seguidores

El tiempo en Terrassa

viernes, 2 de julio de 2010

Nostradamus el hombre que hablaba con los pajaros.

Cada día hay en el Universo una estela dejada por la acción de otros seres humanos que al igual que nosotros buscaban la excelencia. Hoy esa estela o “semilla del día” fue sembrada por…
Michel de Nostradamus, profeta francés. Con su obra alcanzó gran fama como médico y Astrólogo, lo que explica que Catalina de Médicis le invitase a París y allí le cubriese de honores y distinciones. Extraordinaria impresión causó el hecho de que hubiese profetizado la muerte de Enrique II a causa de las heridas recibidas en un torneo.

Ello le convirtió en uno de los hombres más apreciados y solicitados de la corte. En 1558 publicó una nueva edición de su obra, con tres centurias añadidas, que no hicieron sino acrecentar su fama. En el año 1564 le visitaron en su casa de Salon Carlos Manuel de Saboya, la princesa Margarita y el mismo Carlos IX, que le nombró su médico personal. Pero las envidias y celos de muchos colegas lograron, sin embargo, que sobre su persona y su obra gravitasen siempre dudas y existiese una polémica permanente.

A pesar de ello, sus Prophéties siguieron siendo una obra de inmensa popularidad, que se ha estado reeditando, analizando y estudiando desde entonces hasta hoy, y que ha sido traducido a numerosísimas lenguas.

Michel de Nostradamus fue padre de otro astrólogo del mismo nombre, llamado “El Joven”, que publicó, todavía en vida de su progenitor, un Traité d´astrologie (“Tratado de astrología“) (París, 1563), y profetizó que el pueblo de Pouzin sería devorado por las llamas. Fue sorprendido cuando él mismo se encargaba de prenderle fuego para ver cumplida su profecía, y ejecutado de manera inmediata en 1574.

Otro de sus hijos fue el pintor Cesar (1555-1629), gentilhombre de cámara de Luis XIII y autor de un retrato de su padre que se conserva en Aviñon.

Hacía 1566, la enfermedad contraída por Nostradamus, se convirtió en edema. El 1 de julio al atardecer, le mencionó a su secretaría Jean de Chavigny que “no lo encontrarían vivo para el amanecer”. Fue así como predijo inciertamente su fallecimiento, pues al día siguiente fue encontrado muerto al lado de su cama.

«Aquí descansan los restos mortales del ilustrísimo Michel Nostradamus, el único hombre digno, a juicio de todos los mortales, de escribir con pluma casi divina, bajo la influencia de los astros, el futuro del mundo». Así reza el epitafio de Nostradamus, cuyas primeras profecías ya le habían otorgado cierta fama y estas palabras profetizan una inmortalidad de los pensamientos del profeta. Incluso se dice que fue capaz de predecir su propia fecha de muerte y se cuenta que cuando los saqueadores llegaron a su tumba encontraron entre sus restos un medallón de oro colgado que tenía la fecha exacta del saqueo de la tumba en los tiempos turbulentos de la Revolución Francesa.

En una de sus cartas, Nostradamus admitió una evidencia clara: que había escrito sus famosas “Cuartetas” en un extraño lenguaje, un lenguaje que el mismo denominó “Scabreux”. En el vocabulario arcano, este lenguaje tiene muchos nombres, pero en el de la Astroalquimia se le suele denominar “Lenguaje Verde”.

Este término tiene la característica que los estudiosos de Nostradamus lo emplean muy a menudo y es para ellos la mejor manera de definir el lenguaje de todos sus escritos. También su manera de escribir era conocida con otra terminología: “El Lenguaje de los Pájaros”, por alusión a las leyendas de su origen.

El lenguaje de los pájaros, que como la música de las esferas, solo puede ser oído por los “Iniciados”.

El Lenguaje de los Pájaros era respetuoso y heredado de los antiguos y conservado en ciertas escuelas arcanas. Así tenemos que en su Opera Masónica Mozart y Schikaneder entendieron muy bien la “Naturaleza del Lenguaje de los Pájaros”. En la “Flauta Mágica” (cuyo libreto es rico en Lenguaje Verde).

Nostradamus le daba mucho protagonismo a uno de los ciclos más imponentes de cielo: los encuentros de Júpiter y Saturno.

Júpiter representa a Zeus en la mitología griega, así como Saturno a Kronus. La batalla de Zeus para destronar a Kronus es un elemento fundamental de los mitos de creación y su producto fue el mundo como lo conocemos.

Cada vez que existen diálogos entre estos planetas a nivel colectivo hay luchas de poder, cambios trascendentes de la estructura global y conflictos sociales a escala global.

Estamos ahora precisamente viviendo los efectos de una oposición Júpiter – Saturno, en el marco de crisis financieras y masivos cambios ideológicos a gran escala, este es un tipo de aspectos que los líderes a nivel mundial vigilan con cautela y alerta.

A nivel más personal, todo período de cambio trae un proceso de ansiedad y estrés natural, pues la estabilidad social-económica forma parte de la base de la pirámide maxwell y todo lo que atente contra ella crea una fuerte reacción negativa a nivel emocional, es por ello que surge el dicho popular: “mejor malo conocido que bueno por conocer”.

Al lograr ver la realidad de lo que te rodea, te darás cuenta que la “estabilidad” que piensas tener puede no ser más que conformismo, algo que Júpiter no puede permitir.

Así que sal de tu zona de confort y date cuenta que si quieres conseguir una estabilidad real con la cual construir tu futuro, debes de salir y luchar por ella.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entra en mis Perlas de Astrología

Los cuatro elementos FUEGO, TIERRA, AIRE, AGUA, protegen mi blog

vuelve pronto